Viviendo Bajo Ocupación

Crónicas en Tierra Santa.

Imagen

Hace apenas un mes y medio volvimos de lo que ha sido hasta ahora la mejor experiencia de nuestras vidas, pero no necesariamente porque conocimos lugares hermosos, sino hicimos algo que muchos no estarían dispuestos hacer: vivir bajo ocupación y reportar violaciones a derechos humanos en un lugar de conflicto.

Fuimos a Palestina e Israel. Un lugar lugar histórico, considerado Tierra Santa para las tres religiones más importantes del mundo: cristianismo, judaísmo e islam. Aquí se vive un conflicto que ha durado décadas y está muy lejos de encontrar una solución. En el siglo XIX, tanto árabes como judíos vivían en paz en este territorio, hasta que se puso en marcha el plan sionista que tenía por objetivo el retorno de todos los judíos del mundo a la histórica Palestina y formar su estado-nación. En 1948, Israel conquista la mayor parte del territorio, irrespetando el plan de partición de la…

Ver la entrada original 732 palabras más

Anuncios

You destroy the soldier himself

Melanie Ward in the Middle East

“You destroy the soldier himself”

That was the response of Munir, a Palestinian who is faced with Israeli soldiers at the checkpoint opposite his shop in Hebron every day, when I asked him how he thought being in Hebron must affect the soldiers.

I have had so many encounters with Israeli soldiers during my time in Hebron – it is impossible not to due to the intensity of the military occupation.

I have passed the time of day and talked with some of them about what we are each doing here. Some have told me of their boredom, that they would much rather be on the beach. One helped keep a stray dog away from Palestinian school children who were frightened and I thanked him. Another told the police to leave me alone when they were harassing me about where in the street I was standing during the school run…

Ver la entrada original 1.903 palabras más

Cuando los mundos chocan.

Crónicas en Tierra Santa.

Escrito por Fredrik Djurklou– Yanoun Team 49 EAPPI.

Traducido del inglés por Isabel Maldonado- Yanoun Team 49 EAPPI.

La mayor parte de los aspectos de la vida aquí suceden en realidades paralelas. Todo está separado entre los palestinos y los israelíes; no viven juntos, no van a la misma escuela, no paran en las mismas tiendas, no están gobernados bajo las mismas leyes y la mayoría de veces ni siquiera se conocen en lo absoluto.

Esta es una relación que está continuamente reafirmada por las políticas de Israel, de forma física así como también paredes burocráticas están construidas para enfatizar la separación. El objetivo final es un secreto para el mundo, esto solo los propios israelíes lo conocen.

Pero entonces, ¿qué sucede cuando estos dos mundos chocan? Y con esto, no me refiero a choques comunes, como cuando los colonos israelíes atacan y golpean a los pastores palestinos, o cuando…

Ver la entrada original 699 palabras más

A prisoner’s struggle for life

A particular issue that I found important to talk about is the prisoners’ situation in Israeli jails especially of those who are ill. The case of Mutasim Raddad, 29 years old of Tulkarm, is the example of medical negligence of many ill Palestinian detainees in Israeli occupation jails. He was detained since 2006 when he was 21yo during the second Intifada and was sentenced for 20 years. Two years later in 2008, he started to notice something wrong in his health, and he was diagnosed in Ramla prison with bowel cancer and anemia.

Prisoners’ Club demonstration. Tulkarem 03-09-2013

He had some hope of a treatment when in 2010 he was going to be operated in an Israeli hospital. However, hours before the surgical intervention, he was told that he cannot be operated because there was another patient with a more severe case. In this way, his operation was postponed but until now there is no news regarding a treatment.  Four years ago the international medical humanitarian organization, Doctors Without Borders/Médecins Sans Frontières (MSF), tried to organize a group of doctors that could treat Mutasim, but their request was denied. Similarly, many international and local organizations like Mandela Organization, Center Prisoner Research, ADDAMEER, etc. have followed his case without having success.

Now the cancer has spread all over Mutasim’s body, and the only treatment he is receiving is cortisone injections every ten days. According to his family and Palestinian doctors, the amount of cortisone is too high and consequently it brings side effects such as weak bones, muscles, and heart. In addition, he has lost bowel movement, began to have a lot of blood in the stool, and his immune system has weakened.

Mutasim’s posters in the Raddad family’s house. Tulkarem 18-09-2013

The Raddad family is desperated with Mutasim’s condition, and they beg for medical treatment, “If they [Israel] don’t want to release him, at least they should give him medicine, a treatment” said his brother.  They have requested many times to send him to any Arab country, and if it is necessary, to renounce to his freedom and live in exile, so he can have a real cancer treatment and save his life.

Israel is violating international humanitarian law denying a prisoner the basic human right of access to health. According to the article 13 of the Geneva Convention (III) relative to the Treatment of Prisoners of War “Prisoners of war suffering from serious disease, or whose condition necessitates special treatment, a surgical operation or hospital care, must be admitted to any military or civilian medical unit where such treatment can be given, even if their repatriation is contemplated in the near future […].” This is clearly not applied in Mutasim’s case. Moreover, the Ministry of Detainees and Ex-Detainees Affairs of Palestine states that this policy aims to use the weak condition of detainees as a pressure, bargaining and extortion paper as an approach to kill their struggling spirit.

Medical negligence of Palestinian patients in Israeli occupation jails makes their health deteriorate increasingly and their condition is not often put on the table. The case of the prisoner Mutasim Raddad from Tulkarm reflects the cruel reality that cancer patients face every day.

Mutasim is dying and the time keeps going on and no medical treatment is offered. Please spread the word until is too late and save his life!

SONY DSC

Mutasim Raddad’s Poster

 

When Worlds Collide

Life in Yanoun & the Jordan Valley

Written by Fredrik Djurklou

Most aspects of life here take place in parallel realities. Everything is separated between Palestinians and Israelis; you don’t live together, you don´t go to the same schools, you don´t shop in the same stores, you are not governed by the same laws and for the most part you don´t meet at all.

This is a relationship that is continually reinforced by the politics of Israel; both physical as well as bureaucratic walls are constructed to underline the separation. The final goal with this separation is a secret to the world, this only the Israelis themselves know.

So then what happens when these two worlds collide? And by this, I don´t refer to common collisions, such as when Israeli settlers attack and beat up Palestinian shepherds, or when Palestinian kids throw stones at Israeli military jeeps. Such collisions are commonplace here, happening more or less daily…

Ver la entrada original 686 palabras más

La historia de Baker es el pan de cada día en Palestina

En Palestina los que tiran piedras se consideran criminales y son juzgados como tales. No importa si son niños, adolescentes ni ancianos. Para Israel todos son un peligro contra su seguridad por resistir a la ocupación. Incluso aunque hayas sido inocente, encuentran cualquier excusa o se inventan razones para hacerlo. Este fue el caso de Baker, un adolescente de 19 años, que fue arrestado  por supuestamente haber tirado piedras.

Hace seis meses cuando regresaba de la universidad, el bus lo dejó en la intersección de Zeita, el pueblito donde vive cerca de Tulkarm. Al caminar hacia su casa fue detenido por soldados. En ese momento había enfrentamientos en Zeita y los soldados asumieron que él también formaba parte. Según ellos, Baker estaba lanzando piedras, por lo que fue llevado a la prisión israelí de Majedu. Baker no sufrió tortura física pero si psicológica. Por ejemplo, él nos relató que para que confiese, le esposaron las manos y le hicieron que se siente en una silla muy pequeña por 7 horas sin poder comer ni tampoco irse al baño como una forma de frustrarlo.

SONY DSC

Baker, 19 años, relatando su historia en su casa cuando el equipo lo visitó tras su liberación.

Antes que el juez lo sentenciara 6 meses en prisión por lanzar piedras, Baker se presentó a la corte militar más o menos unas 21 veces. En estas cortes militares el abogado negocia el tiempo que el acusado va a permanecer en la cárcel. Cuando tuve la oportunidad de asistir a una, es simplemente alarmante lo banal que es la justicia, no hay ningún tipo de derechos que protejan al prisionero. Me dio mucha tristeza ver a familiares permanecer largas horas a la espera de una de las dichosas cortes, que a la final duran minutos y no se logra nada hasta pasar varias de ellas.

Cuando me preguntaba, pero porqué lo encarcelan si es inocente, es decir, ¿con qué pruebas lo acusan? Entonces, hablando con la gente acá me explicaban que muchas veces toman prisioneros a adolescentes, supuestamente por lanzar piedras, con el fin de atemorizarlos y que en un futuro no se les ocurra unirse a las protestas. Es una forma de manipularlos psicológicamente y matar su resistencia lentamente.

Baker fue liberado el 23 de septiembre y ahora continúa con sus estudios en la Universidad Árabe- Americana de Jenin. Está junto a su familia, intentando retomar su vida nuevamente.

SONY DSC

Baker y parte del equipo EAPPI-Tulkarm

El impacto del muro en los estudiantes de Nazlat ‘Isa

Parte de nuestro trabajo como acompañantes ecuménicos es monitorear la movilización de los estudiantes, que tienen entre 6 a 16 años, a través del checkpoint de Nazlat ‘Isa.  Este pueblo se ubica a las afueras de Tulkarm y se encuentra dividido por el muro, el cual aísla más o menos  a seis familias dentro de la zona gris o “seam zone”  (ver mi anterior post). Por lo tanto, los estudiantes que viven en esta zona, que son entre aproximadamente 12 a 14 niños, deben cruzar el punto de control diariamente para ir a la escuela.

Orfanato, Karf Qaddum, Students gate 061

Niños esperando cruzar el checkpoint de Nazlat ‘Isa

La realidad que viven estos menores es muy dura, ya que desde temprana edad están expuestos a la intimidación y al abuso.  Todos los días deben enfrentar al soldado que revisa sus mochilas y a veces hasta su cuerpo para ver si no llevan nada “peligroso” para su seguridad.  Esto tiene un impacto muy fuerte en su psicología y se ve reflejado en su bajo rendimiento académico. Muchos de ellos han desarrollado mucho temor hacia los soldados, aunque su actitud hacia ellos es de fortaleza y resistencia, sin embargo les afecta el hecho de ser intimidados constantemente.  Por ejemplo, las niñas dicen que tienen miedo a las armas de los soldados quienes las manipulan a propósito para asustarlas.

Orfanato, Karf Qaddum, Students gate 062

Lo que enfrentan los niños de Nazlat ‘Isa todos los días para ir a la escuela

La mayoría de veces llegan tarde a la escuela porque tuvieron que esperar varios minutos en el checkpoint hasta que les dejen pasar, les detuvieron para revisarlos o se olvidaron el permiso en la casa y tienen que regresarse, a pesar de que los soldados les conocen perfectamente porque les ven todos los días. Cuando los EAs monitoreamos el punto de control y los soldados empiezan a notar nuestra presencia, generalmente les dejan circular sin trabas y sin revisarlos, sin embargo con el equipo presenciamos varias veces que los niños se demoraban entre 3 a 5 minutos en cruzar (algo que es inusual, ya que deberían cruzar de inmediato) por lo que según las personas que pasaban por nuestro lado, los niños estaban siendo revisados.

Orfanato, Karf Qaddum, Students gate 068

Niños de Nazlat ‘Isa en su hora deportiva.

Los problemas que enfrentan, sobre todo las niñas, es que no pueden tener una vida normal. No pueden asistir a fiestas de cumpleaños de sus amigas, ni ellas pueden irlas a visitar. Intentan en lo posible no cruzar el punto de control para no tener que pasar el mal momento de ser revisados por los soldados.  Por ejemplo, Amer de 10 años tiene mucho miedo a los soldados y cuenta que incluso le persiguen cuando se dirige a su casa y le hablan en hebreo para intimidarlo.

l-dos-santos-back-to-school-girls-school-nazlat-isa-020913-e1378384774609

Todas sonrientes esperando entrar a clases. Escuela de niñas de Nazlat ‘Isa. Foto de Lissa Marchesini.

El mayor deseo de estos estudiantes es que algún día puedan ser libres para ir a la escuela, al hospital, que sus amigos los visiten para jugar, etc. Lo que ellos quieren es un derecho que se los ha sido arrebatado: una infancia feliz.  Los dejo con un mensaje final de una estudiante “Digan a sus gobiernos que demuelan este muro y que nos dejen en paz”.

nazlat-boys

Alan y yo del equipo de Tulkarm con los niños que cruzan diariamente el checkpoint para ir a la escuela.